Por Psic. Ale Carcaño MDO MA

How to Support a Partner Through a Tragic Event | Love and Empathy

En el artículo que inicia esta serie (Convivir vs. Combatir: normalizando el conflicto) planteo la idea de que no existen relaciones libres de conflicto. El conflicto es tanto la norma como lo normal, siendo que lo que hace la diferencia es el cómo llegamos a acuerdos, cómo exponemos nuestras diferencias e inconformidades y cómo expresamos enojo o dolor.

En esta segunda entrada, me gustaría ahondar sobre la primera recomendación para tener conversaciones constructivas en nuestras relaciones de pareja: el mantenernos en el aquí y en el ahora.

La relación en el presente

 “Una discusión toma vida propia y […] regresa a problemas que parecían olvidados.”

        A veces, cuando discutimos traemos a la mesa recuerdos de eventos que sucedieron en la relación hace semanas, meses o años. Puede suceder que una discusión tome vida propia y que -arbitrariamente- regrese a problemas que parecían conclusos. Ese suele ser el momento en donde nos perdemos en un recuento que no tiene fin: el “¿quién va a lavar los platos?” se convierte en la discusión por la escena de celos de hace un par de años.

¿Qué es lo que sucede que la conversación puede pasar de un tema a otro sin aparente razón?

Ganar – Perder

        Pasar de un tema a otro puede evidenciar discusiones que no concluimos, o con cuya conclusión alguna de las partes quedó insatisfecha. A veces, dejamos pasar las cosas y éstas se acumulan, otras veces simplemente detenemos una discusión porque no podemos ponernos de acuerdo sobre qué fue lo que sucedió o de quién es la responsabilidad.

How to Make a Legitimate U Turn in 6 Safe Steps
“En una relación de pareja si uno pierde, todos pierden.”

El pensar en ganar un pleito argumentando hasta que nuestra pareja acepte que tenemos razón resulta en una disparidad de poder; al ganar necesariamente el otro pierde. En una relación de pareja si uno pierde, todos pierden.

El resentimiento al perder una discusión suele acumularse, pudiendo llevarnos a sobre analizar nuestras acciones y la de nuestra pareja. Puede mantenernos en un estado mental en donde contabilicemos las veces que ganamos o perdemos, haciendo que resintamos las veces en que no pudimos esclarecer cómo experimentamos un evento; como resultado, quedamos al pendiente de la próxima discusión para poder reivindicarnos.

Primeros pasos

“Cada tema que dejemos pasar echa raíces en nuestro interior.”

        En el consultorio trabajamos para poder permanecer en el aquí / ahora al tener un conflicto. Estas son algunas de las recomendaciones que me gustaría compartir que han resultado útiles para mis consultantes:

Cada evento debe concluir con un acuerdo válido para todas las partes. Cualquier tema que dejemos pasar echa raíces en nuestro interior y eventualmente se filtrará en futuras conversaciones.

Un acuerdo con el que ambas partes se sientas validadas es señal de madurez en la relación, las experiencias exitosas son más fácilmente replicables y la posibilidad de permanecer juntos incrementa.

Para continuar en esta conversación, en el siguiente artículo ahondaré en el uso de los tiempos fuera y cómo pueden ayudar a tener conversaciones productivas.

Vivir el Momento Presente. | Impacto Evangelístico | Noticias Cristianas