Por Psic. Ale Carcaño MDO MA

        Cuando era pequeña mi cuento favorito se llamaba “Anda a no sé dónde, busca no sé qué”; en él, un personaje era enviado a una un lugar desconocido para encontrar algo no especificado. A veces, al espacio terapéutico llegan personas que parecen estar atrapadas en esta narrativa; son personas que se descubren en el mundo sin saber dónde están, cómo llegaron ahí o lo que están buscando.

Ser vs. Deber ser

“La sensación de estar haciendo lo que no les gusta en lugar de lo que quisieran estar haciendo”

        Muchas personas vienen a terapia con una sensación de malestar, a veces enfocadas en no estar haciendo lo que les gusta, lo que querían o lo que pensaron que estarían haciendo a cierta edad; en el no estar ganando lo suficiente, si están en el camino correcto, o si están desperdiciando su vida.

        En reiteradas ocasiones cuando exploramos estas ideas en el consultorio; es decir, el estar haciendo lo que no me gusta en lugar de lo que quisiera estar haciendo, algunas las razones  o causas percibidas coinciden. Algunos argumentos son: “es que es lo que tengo que hacer”, “estoy muy grande para volver a empezar”, “es que toda la vida quise estudiar esto”, “tengo miedo de hacer algo diferente”, “¿qué va a decir la gente si hago este cambio?”, “no sé qué es lo que quiero”, “me quedo en este trabajo por el dinero”…

La presencia del pasado en el presente

 

The passage of time | Blog CARTIF
“Nos atrevemos a pensar en dónde queremos estar en el futuro [para] identificar los cambios que tenemos que llevar a cabo”

        No siempre es fácil identificar las decisiones del pasado que tienen como consecuencias las situaciones dolorosas por las que pasamos hoy. En alguna ocasión alguien me preguntó si puedo identificar cuál es la decisión que tomé en el pasado que me llevó a una situación que quisiera cambiar en mi presente. Mi respuesta fue que sí, sé cuáles son las razones por las que hoy estoy viviendo situaciones que preferiría no estar experimentando; pero conocer la raíz de lo que está pasando en mi vida no cambia mi situación actual.

        No es hasta que nos atrevemos a pensar en dónde queremos estar en el futuro que podemos identificar cuáles son los cambios que tenemos que llevar a cabo para poder alejarnos de una situación presente que nos causa dolor.

La presencia del futuro en mi presente

“Percibirme como activa en mi propio proceso […] me puede ayudar a transformar mi realidad. ”

        Vivir en el presente no significa negar nuestro pasado o nuestro futuro, mi presente se construye con base en las decisiones que he tomado y las cosas que hago para alcanzar nuevas metas.

        La idea de descubrir el sentido de la vida me es una estrategia útil para algunas personas, aquellas quienes se encuentran en conexión con sus sentidos, la naturaleza o con su espiritualidad.

        En lo personal, me hace más sentido la idea de construir el significado, de crearlo; de construir decisiones en lugar de meramente tomarlas. La implicación es percibirme como activa en mi propio proceso, en donde tengo un margen de acción que me puede ayudar a transformar mi realidad en una que me haga más feliz. A veces los cambios son paulatinos, a veces abruptos. Pero al final cada paso que doy me aleja de una realidad que ya no es para mí, acercándome a una versión de mí que sea más genuina y en la que me siento más cómoda.