Por Psic. Ale Carcaño MDO MA

Holding hands can help reduce a loved one's pain, study shows | The Times of Israel

La perfección es la meta

“Nos establecemos metas familiares y de pareja inalcanzables que solo nos generan frustración.”

        Familias reunidas en armonía alrededor de la mesa, padres e hijos que resuelven sus conflictos con una sonrisa, matrimonios perfectos que nunca discuten, hermanos que nunca pelean… Todas estas familias perfectas son imágenes que nos han vendido los medios de comunicación durante años y, más recientemente, son promovidas en redes sociales.

        Desde hace años la tendencia es publicar en redes sociales fotos de eventos familiares de una perfección imposible de alcanzar. Y la razón por la que es imposible es que -por nuestra naturaleza de seres humanos- vivimos en conflicto, siendo que el conflicto no es malo; el resultado es que nos establecemos metas familiares y de pareja inalcanzables que solo nos generan frustración y sentimientos de inferioridad.

¿Por qué pelear?

Counselling for Relationship Conflict|Real Causes and Solutions

“No podemos dejar el conflicto a un lado […] lo único que hacemos es acumular sentimientos negativos”

        A pesar de la connotación negativa, el conflicto puede ser un punto de partida para establecer acuerdos, buscar soluciones o ayudarnos a transformar una situación que nos incomoda. Por supuesto que el conflicto si puede ser algo negativo, cansado y frustrante. Es por eso que tenemos que aprender a pelear.

Muchas parejas llegan al consultorio buscando dejar de pelear, quieren tener una relación en dónde no se sientan constantemente lastimados o arrepentidos de las cosas que en momentos de enojo pueden decir o hacer. Mi recomendación siempre es la misma: no podemos dejar el conflicto a un lado, pues al ignorar las cosas que nos molestan lo único que hacemos es acumular sentimientos negativos que estallarán cuando menos lo esperamos, aún a veces por cosas insignificantes.

El punto de partida

“Trabajamos para establecer canales de comunicación de una manera más sana”

        Por estas razones, trabajamos en el consultorio para establecer o reestablecer canales de comunicación de una manera más sana. Algunas recomendaciones que pueden ayudarnos a tener conversaciones más constructivas son: mantener la discusión en el aquí / ahora, no asumir las intenciones o sentimientos de mi pareja, respetar los tiempos fuera cuando alguien los necesita, crear momentos para tener discusiones y, muy importante, siempre llegar a acuerdos.

Estoy consciente de que suena fácil, y que por el contrario puede ser difícil ponerlas en práctica; es por esto que próximamente exploraremos cada una a profundidad.

Abrazar para ser felices: más oxitocina, menos testosterona