Te Celo porque te Quiero

Por Jaime Goyri Ceballos.
Indudablemente no podemos hablar de celos sin pensar en relaciones de pareja, veamos si esta situación es familiar para ti: eres una mujer/hombre que va caminando por la calle con su novia/o y repentinamente ves a un chica/o caminando frente a ti, alto/o, de complexión media, cabello luminoso, bien vestido/a y perfumada/o, en pocas palabras quien físicamente pudiera ser tu mujer/hombre ideal, al acercarse cada vez más tus ojitos sienten el impulso de voltear discretamente pero, tu pareja te cuestiona con un comentario como ‘si quieres le pido su número’, o bien, en el momento justo que pasa junto a ti, tu pareja te toma de la mano, rodea tu cintura o te besa intempestivamente en la boca… cómo interpretaríamos esta conducta? Probablemente desde nosotros pensemos en un ‘que lindo que me abrazó/besó/tomó de la mano’ o por el contrario, con enojo de ‘no pude ver bien al otro/a’ en tanto del otro lado tal vez, exista una idea de inseguridad o miedo, que no necesariamente logre identificar… acto seguido puede ocurrir que se genere una discusión o bien, que pasen por alto lo sucedido… por mencionar sólo algunas reacciones posibles.
Podemos articular una variedad de explicaciones sobre el origen de los celos, y no es que yo considere importante encontrar el origen de éstos pero habrá gente para la que es importante; de las explicaciones que podemos encontrar son, que se trata de un temor o inseguridad de que la persona que nos interesa o a quien queremos prefiera a alguien más antes que a nosotros, otra idea tiene que ver con el sentido de propiedad, o pertenencia, es decir, se trata de una manera de ‘proteger’ lo que sentimos que es de nuestra propiedad, en este caso la pareja, haciéndole saber a ésta mediante acciones, que nos importa pero a la vez, tenemos miedo de que desaparezca de nuestras vidas; y entonces de aquí surgen los porqués de una persona celosa, que van desde teorías que plantean lo mismo una situación no resuelta en la infancia o sensación de abandono por parte de l@s cuidadores, inseguridades personales, baja autoestima, fracasos en experiencias pasadas en las relaciones, hasta la idea de una estructura social que fomenta y mantiene los celos como algo aprendido, incluso como una forma de relación.
Seguramente todos hemos pasado por sentirnos celosos o ser celados por la pareja, y cuando el episodio de celos no pasa a mayor molestia, incluso hacemos bromas y entendemos los celos como algo ‘romántico’, algo que nuestra pareja hace porque nos ‘quiere’… hasta que ese tipo de escenas se convierten en llamadas constantes para verificar qué hacemos, cómo, cuándo, con quién y dónde, sin poder detenerlas… entonces hablamos de algo que probablemente hayamos escuchado o comentado en charlas ‘es que tiene celos enfermizos’, desde una visión tradicional de la psicología hablaríamos de ‘celotipia’, en casos muy extremos los celos han llevado a asesinar a la pareja…
Existen personas que eligen vivir y convivir con los celos de manera consciente en tanto otras ni siquiera se percatan de dicha forma de relación, ¿qué pensarías si te dijera que los celos son una forma de violencia? Y eso me lleva a otras interrogantes ¿pero si no pega por qué decir que es violencia? ¿pero si es una relación violenta cómo es que seguimos ahí?, estas preguntas probablemente las podamos abordar en otro momento dada la complejidad del fenómeno. Por lo pronto, te dejo una pregunta para pensar… ¿qué tanto los celos son un miembro más de tu relación de pareja?

Publicado por: Psicologo360 Fecha: 10 septiembre, 2015