¿Los 10 Secretos para arruinar una Relación de Pareja? Cuarto

Por: Psic. Jaime Goyri Ceballos

CUARTO. Las Voces Incómodas.

Como en el caso de los Fantasmas del Pasado, a veces ocurre que hay personas a nuestro alrededor que nos hacen comentarios, muchas veces incómodos sobre nuestra relación, sobre nuestro ser amado o sobre nosotrxs mismxs, escuchar nos permite evaluar, si tienen algo de sentido y de algún modo permiten tomar decisiones a futuro (de ser el caso). Recordemos que no siempre vemos el panorama completo, tener más ideas sobre las situaciones de nuestra vida ayuda a tomar decisiones más pensadas.

Pero ¿qué ocurre cuando estamos tomando decisiones adecuadas pero simplemente tenemos voces de gente que simplemente alimentan nuestras dudas, inseguridades, desconfianzas, etc? esas voces que en lugar de ayudar a clarificar los panoramas, generan un ambiente neblinoso, que muchas veces termina en conflictos con nuestra pareja.

Otro tipo de voces son los discursos que nos acompañan desde que crecemos, como la religión, lo que dice la sociedad, las ideas sobre la familia, sobre ser hombre o mujer, etc. son relatos o historias de lo que se espera de nosotrxs como personas. Esos “DEBES” o “TIENES” que son como el angelito o diablillo que se posa en nuestros hombros y nos aconseja muchas veces, sobre las decisiones por tomar, y que nulifican el “QUIERO” hacer tal o cual cosa. Estas voces siempre nos acompañan, a veces con más o menos fuerza, cuando ésta es demasiada muchas veces nos acaban aplastando, haciéndonos dudar de todo y de todxs.

Es un reto aprender a distinguir las opiniones que nos permiten enriquecer nuestras decisiones, no perdamos de vista que esos comentarios no siempre tienen que ser parecidos a lo que pensamos, pero sí pueden invitarnos a pensar sobre lo que estamos haciendo, un ejemplo claro es cuando hablamos de “los pros y contras” sobre algo, permitiendo un panorama más amplio de nuestros dilemas. Pero si las voces que nos rodean (amistades, padres, familiares, compañer@s, religión, ser hombre, ser mujer, etc.) simplemente no contribuyen, entonces tal vez ayudaría plantearse , no sólo con los asuntos de pareja sino en general, ¿Qué hace que estemos escuchando tanto estos discursos?, ¿qué podríamos hacer diferente para que sea nuestra VOZ la que resalte y tome las decisiones?

Publicado por: Psicologo360 Fecha: 9 noviembre, 2018