En pareja

Psic. Ale Caracaño

Es común que dentro y fuera del consultorio la gente me pregunte: ¿qué tengo que hacer para mejorar la relación con mi novio/a, esposo/a o pareja?, y también es común que no me crean cuando les digo que la respuesta va a depender de cada persona en cada relación.

En mi experiencia he platicado con parejas que les gusta tener su tiempo y su espacio, y con parejas a las que les gusta estar juntos todo el tiempo; con parejas que tienen gustos similares y con parejas con gustos opuestos. Conozco a parejas que se tienen tanta confianza que mantienen cuentas de redes sociales separadas, y a parejas que se tienen tanta confianza que comparten sus cuentas de redes sociales. Hay parejas que tienen grupos de amigos en común, y parejas en las que cada quién tiene a sus amigos/as… Que la relación sea sana dependerá de que la pareja esté de acuerdo con las decisiones que han tomado.

Todos vemos parejas felices a nuestro alrededor, y muchas veces tratamos de imitar lo que hacen, o les preguntamos qué es lo que hacen para que las cosas funcionen… en lugar de preguntarnos a nosotros mismos/as cosas como: ¿me gusta lo que está sucediendo?, ¿qué quisiera que fuera diferente?, esto que está sucediendo ¿me molesta?
Lo único que hasta ahora he notado como constante en parejas que se llevan bien, que están felices y que disfrutan de la compañía del otro, es que tienen este tipo de conversaciones; es decir, que hacen pausas para mirarse a sí mismos y decidir qué les está funcionando y qué cosas preferirían cambiar.

No estoy diciendo que esto sea la receta para solucionar todo tipo de problemas, algunas veces hay conversaciones que son difíciles, o temas que no nos gusta discutir. Toda relación requiere de mantenimiento, ya sea para mejorar, para salir de una crisis, para crecer como pareja, y aún para explorar la posibilidad de separarse.

A veces necesitamos la ayuda de profesionales para tener conversaciones enfocadas, es decir, conversaciones en donde se mantenga el foco en el presente y en las que no nos vayamos constantemente al pasado. Es importante crear estos espacios y darse tiempo para platicar… y seguirnos construyendo.

Publicado por: Psicologo360 Fecha: 21 julio, 2015